Luz ultravioleta UVC contra el coronavirus

Radiación luz ultravioleta germicida

En este artículo vamos a responder a tres preguntas esenciales sobre la desinfección con luz ultravioleta UVC:

  • ¿Es verdaderamente efectiva la luz ultravioleta para acabar con el coronavirus SARS-CoV-2?
  • ¿Existe solo un tipo de luz ultravioleta o hay más de uno? 
  • ¿Qué aparatos y lámparas de luz ultravioleta se utilizan contra el Coronavirus?

Radiación con luz ultravioleta UV-C y Coronavirus

La llegada del coronavirus SARS-CoV-2 y con él la pandemia provocada por la enfermedad Covid-19 ha propiciado que la luz ultravioleta de tipo C se esté utilizando como uno de los medios de desinfección profesional más eficaces contra el coronavirus. El uso de la luz UV-C está muy generalizado en entornos profesionales médicos y en la industria alimentaria, pero es también una tecnología muy utilizada en la desinfección del aire en medios de transporte colectivos (trenes, aviones, autobuses) y es un método que se utiliza en casi todos los países del mundo para llevar a cabo tareas tan cotidianas y necesarias como la de desinfectar los billetes que circulan cada día. 

Una de las importantes ventajas que tiene la tecnología de luz ultravioleta para desinfección es que se puede utilizar para desactivar el coronavirus presente en aire y superficies (también para la desinfección del agua). La tecnología utilizada consiste en el empleo de lámparas o luces led que emiten luz ultravioleta de onda corta UV-C para desinfectar. 

Estudios que confirman la desactivación del Coronavirus SARS-CoV-2 con radiación ultravioleta de onda corta UVC

Existen diversos estudios que confirman la efectividad de la luz ultravioleta UVC para desactivar al coronavirus (altera su material genético e impiden que se pueda replicar), de todos estos estudios los más citados por diversos medios internacionales son:

  • Estudio de Signify (Philips) y la Universidad de Boston que confirma la inactivación del coronavirus en pocos segundos tras someterle a radiación ultravioleta de tipo UVC.  (Tras someter una muestra de laboratorio de SARS-CoV-2 a una dosis de radiación UVC de 5 mJ/cm2 se consiguió la inactivación del 99% del virus de la muestra en tan solo 6 segundos; con una dosis superior de 22 mJ/cm2 se consiguió desinfectar al 99,9999% tras 25 segundos de exposición a la radiación ultravioleta de tipo C).

 

Significado de estos estudios en la lucha contra el coronavirus

Una vez confirmados los resultados de estos estudios, podemos llegar a la conclusión de que las lámparas UV-C pueden ser usadas de forma profesional y efectiva para desactivar el coronavirus SARS CoV-2 en espacios cerrados con un coste mínimo, especialmente en espacios propensos a sufrir contagios como hospitales o recintos en los que puedan encontrarse pequeñas o grandes aglomeraciones de gente, como ocurre en los edificios empresariales, donde los trabajadores son los más expuestos al estar 8 horas compartiendo espacio con otros compañeros, o los centros comerciales o los restaurantes.

Uso histórico de la luz ultravioleta para desinfectar el aire y superficies

La utilización de la radiación ultravioleta UVC como desinfectante no es algo nuevo, de hecho, fue a finales del siglo XIX cuando se comenzó a hablar de los beneficios de la radiación con luz ultravioleta de tipo C para la desinfección y esterilización frente a virus y bacterias, posteriormente se utilizó para desinfectar el aire en la lucha contra la tuberculosis. A menudo la luz UV-C se ha utilizado en entornos que requieren de un alto nivel de desinfección como son los hospitales o las fábricas de alimentos. Esto nos demuestra que la luz ultravioleta ha sido una tecnología eficaz durante décadas para mantener el aire, el agua o la comida en perfecto estado.

Tipos de luz ultravioleta y niveles de radiación

La luz ultravioleta (luz uv) proviene principalmente del sol, pero también existen fuentes de luz ultravioleta creadas por el hombre, como las salas de bronceado o las lámparas de desinfección ultravioleta, que hemos podido ver últimamente bastante y casi siempre relacionadas con desinfección de objetos pequeños, como móviles o llaves, y por un precio bastante asequible. Pero, ¿cuántos tipos de luz y de radiación ultravioleta existen?

  • ULTRAVIOLETA A (UVA). Este el tipo de luz ultravioleta que llega en más cantidad a nuestro planeta, y es el que más suele afectarnos durante el verano o bajo exposiciones largas al sol, pudiendo manchar y arrugar nuestra piel con facilidad.
  • ULTRAVIOLETA B (UVB). La luz ultravioleta de tipo “B” es capaz también de penetrar en la Tierra y en nuestro cuerpo, pudiendo llegar un poquito más lejos que su hermana la luz ultravioleta UVA, lo que puede llevar a la modificación incluso de nuestro ADN, tras largas exposiciones y quemaduras o generar, por ejemplo, afecciones como el cáncer de piel.
  • ULTRAVIOLETA C (UVC). Es la que tiene un mayor nivel de energía de las tres, y también es la más perjudicial, aunque afortunadamente no llega a la superficie de la Tierra porque nuestra atmósfera tiene la capacidad de absorberla. Sin embargo, existe un tipo de luz uv-c de tipo artificial, y es la que emiten las lámparas y dispositivos de desinfección de virus y bacterias. La luz UV-C es también la que se usa en todos los dispositivos con lámparas ultravioleta surgidos a raíz del coronavirus pensados para la desinfección de casi todo tipo de superficies y del aire.
Radiación luz ultravioleta germicida
Espectro de longitudes de onda de la luz ultravioleta y curva de eficacia germicida

 

Lámparas de luz ultravioleta UVC para desinfección del coronavirus SARS-CoV-2

La luz ultravioleta UVC es la que más potencia y eficacia de desinfección ha demostrado contra todo tipo de virus y bacterias. Esa eficacia y ese nivel de largo alcance es el que hace que se esté utilizando para combatir un virus, como es el coronavirus SARS-CoV-2, cuya radiación destruye el material genético del virus (es la propia intensidad de la luz la que hace que se destruyan las moléculas).

La luz ultravioleta UV-C debe utilizarse con extremo cuidado, puede ser peligrosa para la salud de los seres vivos, motivo por el cual solo se utilizan estos dispositivos de rayos uvc para la desinfección del aire, agua, áreas, objetos y superficies, y nunca para la desinfección directa de personas ni animales.

Las lámparas UVC se están utilizando de forma muy generalizada en la lucha contra el coronavirus instalándolas en los conductos de climatización de todo tipo de edificios con espacios cerrados; mediante la recirculación del aire haciéndolo pasar por el conducto donde se encuentran instaladas las lámparas UVC conseguimos desinfectarlo de virus y bacterias.

 

Lámparas UV-C ultravioleta, purificador ultravioleta y lámparas UVC mercurio
Lámparas de luz ultravioleta para desinfección del aire (en carcasas cerradas), para desinfección de superficies y para instalaciones de depuración de agua

 

Con respecto al coronavirus SARS-CoV-2 causante de la enfermedad Covid-19, las evidencias sobre su desactivación mediante la luz UVC se han plasmado ya en numerosos estudios, como los que hemos citado en párrafos anteriores. Estos estudios afirman que el uso de la radiación de luz ultravioleta UVC puede ser especialmente útil para desinfección del coronavirus en superficies así como en el aire.

Se cuenta además con información de la que se dispone desde hace tiempo en torno a la capacidad de la luz ultravioleta para atacar virus y bacterias de amplio espectro (ya fue utilizada esta técnica en la lucha contra virus anteriores como el MERS y el SARS-1), se cree firmemente en su capacidad para luchar también contra el nuevo tipo de coronavirus que sufrimos en la actualidad.

 

Columna de lámparas de luz ultravioleta
Lámparas de luz ultravioleta UV-C portátiles en un parque de juegos

Riesgos en el uso de la luz ultravioleta UV-C

Sus beneficios nunca deberían hacernos olvidar sus peligros, y es que si la luz ultravioleta siempre es perjudicial para los humanos más lo es aún el tipo UVC, al cual no deberíamos estar nunca expuestos, ni siquiera un rato como lo hacemos con los rayos UVA y UVB en una tarde o mañana de playa.

La capacidad de quemar de los rayos UVC es de segundos, por lo que estar expuestos a ella podría equivaler a la sensación que tenemos en los ojos al dirigir nuestra mirada al sol, pero multiplicado por diez, por lo que son necesarios serios equipos de protección a la hora de utilizarla en la lucha contra el coronavirus y cualquier otro agente infeccioso. La propia Organización Mundial de la Salud incide en sus manifiestos sobre la peligrosidad de esta luz y en como su uso nunca debe dirigirse de forma directa a las personas.

La luz ultravioleta UV-C puede ser una gran aliada en la lucha contra el coronavirus, pero debemos ser plenamente conscientes de sus efectos adversos sobre la piel o los ojos, por lo que su utilización debe ser muy precisa y realizada (o instalada) por personal debidamente acreditado y protegido.

Recomendaciones de uso para aparatos de luz UVC

Si nos decidimos por comprar un aparato que emita luz ultravioleta UV-C (que es la más potente de los tres tipos que existen: UVA, UVB, UVC) para nuestra oficina o para cualquier otro espacio privado o público debemos tener en cuenta varias consideraciones y medidas de seguridad para un uso correcto. La eficacia de la luz UV-C contra los virus y otros patógenos no nos exime de un uso responsable de este tipo de aparatos para resguardarnos de sus efectos adversos:

  • La radiación UV es nociva para el cuerpo, por lo que debemos usarla sin la presencia de personas en los espacios donde queramos realizar una desinfección. (Nota importante: Los purificadores de aire con luz ultravioleta son dispositivos que sí se pueden utilizar en presencia de personas, la radiación ultravioleta en estos casos está aislada dentro de la carcasa del purificador de aire. Por otro lado, las lámparas de luz ultravioleta se emplean en sistemas de climatización de todo tipo de espacios cerrados y su uso no tiene por qué implicar ningún riesgo para las personas)
  • Las personas que utilicen los equipos con lámparas ultravioleta para desinfección de superficies deben estar cualificadas y formadas sobre los protocolos de protección necesarios.
  • No es recomendable usar este tipo de aparatos de desinfección de superficies de forma doméstica sin la adecuada formación e información, ya que un mal uso puede provocar problemas de salud graves, aunque existen determinados aparatos (como los que se usan para desinfectar móviles o llaves) que tienen un tamaño mucho menor y unas características aptas también para un uso doméstico seguro y sencillo.
  • Pero lo más importante es que NO podemos usar de forma directa luz UV-C sobre la partes del cuerpo más expuestas ante el virus especialmente, como manos o cara. Los efectos de este tipo de luz ultravioleta sobre la piel o la vista pueden ser nefastos en cuestión de segundos, por lo que debemos tener en cuenta que luchar contra este nuevo coronavirus es un reto y un objetivo para todos, pero que no debe serlo menos el hacerlo de forma segura y respetuosa con nuestra propia salud.

Recomendaciones generales en la lucha contra la Covid-19

No debemos olvidarnos tampoco de otros métodos habituales de limpieza y desinfección que deben seguir siendo la pieza clave en la lucha contra el virus, y la luz ultravioleta un interesante complemento en la búsqueda de una desinfección perfecta, fundamental en una pandemia y en un estado de alerta sanitaria como el que vivimos. En este sentido, seguir lavando y manteniendo nuestra higiene de manos, así como el uso de las mascarillas y el distanciamiento social, deben seguir siendo (a pesar de otros avances) la base en la lucha contra el coronavirus.

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin

Artículos interesantes